Mi película del último año

Mi película del último año

Se supone que hoy toca hacer balance del año que se termina. Así que he hecho una recopilación de fotos del último año y finales del anterior.
Para mí ha sido un año difícil, de hecho, desde que decidí que iba a seguir con el proyecto que empezaron mis padres en 1980, está siendo todo muy difícil. Ya sabía que no iba a ser un camino de rosas, pero como soy optimista y positiva de nacimiento, me he dado contra la pared varias veces este año, cuando me he dado cuenta que el positivismo, la fuerza y la valentía no pagan las facturas.

Todo empezó cuando me suben el alquiler a 10000 euros, y entonces decido buscar otro local, igual de grande. Además en este nuevo local incorporo una cafetería y un mini-cine para pases privados, productoras y lo que se nos ocurra. Hay que buscar financiación, hacer las obras, tasas, arquitectos, paletas, instalación eléctrica, insonorizar, cine, butacas, permisos, buscar alguien de confianza que nos cocine las tartas caseras… y un sinfín de cosas que no se acaban nunca.

Al final cambiar de local, ha sido casi como poner un negocio nuevo, porque mucha clientela de Enric Granados se ha olvidado de nosotras, y mira que hasta nos hemos inventado la tarifa plana de 8,95 al mes, pelis en casa durante una semana y devuélvelas en Valencia/Enric Granados si te va mejor!! Todo facilidades.

El cine no se terminó hasta abril 2019, bastante más tarde de lo que me hubiera gustado, así que, con el proyecto terminado completo, todavía no hemos cumplido el año. No es momento de rendirse.

Ha habido alegrías por supuesto. Las presentaciones con lo mejor del cine catalán/español, hemos hecho una muestra de cine, nos han acogido genial en el barrio y tenemos más de 200 clientes de tarifa plana que tienen un montón de ventajas y sobre todo con su cuota mensual nos ayudan a seguir trabajando. Tenemos el mejor café ecológico del barrio, las tartas más ricas y hemos hecho ya más de 50 fiestas. Y las personas, todas esas personas que han estado ahí, incluso con circunstancias adversas, ellas y ellos saben quiénes son.

También hicimos una campaña de patrocinios que fue un desastre, y todavía nos faltan 6 butacas por apadrinar de nuestro cine. Ésta ha sido la peor parte, la económica. No todos los meses hemos podido atender los recibos a tiempo. Las personas que trabajan conmigo, han cobrado tarde muchos meses, y lo comprenden y me siguen apoyando, porque saben y confían como yo que la situación se revertirá, porque estamos trabajando en ello cada día. La inversión ha sido tan grande y los resultados son tan lentos, que no se compensa de momento. Y digo de momento porque no me estoy dejando la vida y la salud para pensar ni por un segundo que esto va a salir mal. Me dejo la vida porque ahora mi prioridad es sacar adelante mi sueño, mi proyecto, y en casa mi familia lo nota. También lo ha notado mi salud ya que he pasado por una anemia y varios ataques de ansiedad. Pero de esto también he aprendido. El dinero es muy importante, por supuesto, pero sólo es dinero, al final las personas que te acompañan en estos momentos de la vida son mucho más importantes, y por supuesto la salud. Así que me he dicho a mi misma que no voy a tener ningún ataque de ansiedad más por dinero, que lo que voy a hacer es seguir trabajando, luchando, inventando y lo que haga falta para que mi proyecto cultural siga adelante, para seguir difundiendo cine y cultura, y para seguir explicando a las personas que quieren escuchar que aquí, es donde está realmente todo el cine del mundo. Que hay que cuidar las tiendas del barrio, la cultura.

Este 2020 lo empiezo con ganas, primero porque no me queda otra, porque si yo no le pongo ganas, el barco se hunde. Pero lo más importante es que lo hago porque quiero, porque tengo ilusión y porque estoy convencida que en este año lograremos la estabilidad. Haremos muchos más socios, amigos de video Instan o como os queráis sentir, y eso nos dará un poco más de estabilidad. Alquilaremos la sala entre semana a todas las productoras, a empresas de formación, y a todos los posibles clientes que tenemos, que son muchos. Y los fines de semana esperamos seguir haciendo felices a todas esas personas que nos eligen para sus celebraciones. Al final lo que le pido al próximo año es muchísimo trabajo y salud. Lo otro viene rodado. Espero veros a todos el año que viene, y conoceros a todos aquellos que todavía no os habéis acercado. Gracias a todos los que seguís a mi lado. Y gracias especiales a mi marido, mi hijo y mi Mon. Ha sido un año duro como os decía, pero estoy lista para el siguiente.
Feliz 2020

Aurora